En Almería existe un indeterminado número de felinos agrupados en colonias y abandonados en diversos barrios incluido ,el Alquian, Cañada ,Retamar y Cabo de Gata,  ubicadas en distintas zonas tales como plazas públicas, solares tanto privados como públicos, jardines, azoteas, patios, aparcamientos, etc..

La situación de estos gatos en Almería por parte de la administración es de total desamparo optando por el exterminio de aquellas colonias que son denunciadas por los vecinos de
Almería, siendo recogidos, depositados y ubicados en jaulas en el centro zoosanitario según la clasificación del técnico en cuestión en salvajes y adoptables,   basada la misma en las
reacciones de los felinos ante la recogida mediante jaula trampa por parte del personal adscrito a la administración.

Esto ha generado una alarma social ante lo anteriormente descrito ,sobre todo por parte de las cuidadoras y alimentadoras, que tienen miedo y actúan a escondidas para proteger su labor,
labor que tiene el apoyo en cubierta  de clínicas veterinarias que hacen precios especiales para facilitar la gestión de colonias y abaratar los costes de las mismas.

Debido a todo esto es necesario crear una plataforma donde estén aglutinadas todas la personas, colectivos y asociaciones que quieren que esto cambien a través de conseguir el
método CES, como único sistema eficaz y ético además de probado con excelentes resultados en el resto del territorio  nacional.
En la actualidad la situación es la siguiente:


· Existe   una   desproporción   exagerada   entre   los   elevados   esfuerzos   privados   y   los   nulos esfuerzos públicos en la tarea de protección y más aún en relación a los gatos abandonados.
También entre la magnitud de las necesidades y la precariedad de la suma de todos los esfuerzos empleados.


· En materia de recursos e instrumentos públicos y privados en relación a las necesidades, existe un déficit importante (en la mayoría de ellos del 100%) en infraestructuras, en personal, en equipamiento, en víveres, en sanidad, en información, en educación cívica, en publicidad, en asistencia, en servicios, en coordinación y en temas jurídicos y normativos, es decir, en todo lo que sería necesario para atender, controlar, mantener y, al fin, dar una solución estable y digna al problema de esta población de gatos.

· La precariedad y el dramatismo de la realidad, contrarrestados sólo por un sobreesfuerzo de voluntarismo estresante con extremos de desesperación, pueden mermar en la medida que se
corrijan   en   positivo   los   déficits   mencionados   en   el   párrafo   anterior. El trasfondo que esconde esta situación y las vivencias del día a día de la realidad inducen a pensar que a nivel municipal conviene una revisión política de contenidos, de lo que se hace, de quien y del cual referente a los temas de protección animal.

La sociedad es mucho más empática ante el sufrimiento animal y reivindica una actuación ética y de protección animal a la administración pero la sociedad avanza más rápido que la  legislación en dicha materia y no recibe  la respuesta esperada ante las peticiones formuladas a la Concejalía correspondiente en la aprobación del CES.

Esta PLATAFORMA INTENTARÁ AGLUTINAR Y ARTICULAR LA PROBLEMÁTICA Y PROPONER SOLUCIONES , RESPUESTAS Y COLABORACIONES CON LAS DIFERENTES ENTIDADES PUBLICAS Y
PRIVADA PARA LA CONSECUCIÓN DE EL OBJETIVO PRINCIPAL QUE ES EL SISTEMA C.E.S.

OBJETIVOS A ALCANZAR:
1- La ordenanza nueva recoja de modo expreso  el sistema C.E.S como el único sistema  aplicable a la gestión de colonias en término municipal de Almería.
1.1 presentación del sistema CES mediante registro, entrevistas con los distintos partidos políticos, presión mediática y cualquier otra actividad que vaya encaminada a la consecución del objetivo.
1.2 La idea es solicitar la creación de un órgano municipal de protección animal donde esta plataforma esté incluida así como el resto de asociaciones y colectivos de protección animal.

2- La Acogida de gatos abandonados:
2-1 la utilización de dependencias municipales para la acogida de gatos abandonados, donde se acojan ,gatos domésticos abandonados por sus dueños, gatos domésticos abandonados en la calles. Este centro debería ser gestionado por una entidad protectora, con garantías de gestionar de modo responsable las adopciones.Refugio para gatos asilvestrados.   
Gatos de colonias de locales o lugares públicos a los
que se ha modificado el hábitat por obras, nuevas construcciones o por otras razones,
porque el lugar no reúne las condiciones o ellos no se adaptan, etc. Con un criterio
cuidadoso se podrían reubicar en otras colonias o en otros lugares, siempre mirando
por el bienestar felino.
Recogida de gatos:   
  si bien la recogida de las colonias deben ser realizadas por las
cuidadoras en caso de que se trate de colonias que están bajo su supervisión y si se
trata de lugares privados , dicha recogida debería ser realizada por la administración si
bien supervisada por las voluntarias del punto más cercano donde se encuentre la
colonia que controla, en aras de garantizar el adecuado alojamiento, control y realojo
de esos gatos recogidos.
Ambulancias de recogidas de animales :   
 equipada correctamente para recoger
animales que se encuentre en la vía pública, espacios  de las instituciones o centros
públicos,  mientras esto se consigue o se lleva a término la contratación de un servicio
de 24h de una clínica mediante la licitación pertinente o la gestión dl servicio que
tenga contratado el Ayuntamiento sobre recogida de animales siempre que esté un
ATV  y un veterinario en dicho servicio.
3-
Colonias de gatos protegidas.
Localización, equipamiento y atención de las colonias de gatos abandonados para
estabilizar su control y protección.

A través de asesoramiento de cuidadoras, consecución de la acreditación pertinente
para tal labor por parte de la administración, legalización de las colonias de modo
expreso.
Formación tanto a nivel jurídico como a nivel clínico para que la gestión de las colonias
sea un éxito, la realización de un protocolo de actuación ante la gestión de una colonia.
Asesoramiento veterinario, para ello se intentará conseguir que ciertas clínicas se
implique en la misma.
4-
Control de la venta y crianza de animales domésticos.
Se deben realizar inspecciones periódicas a los puntos de venta y crianza de animales.
Muchas tiendas de animales los tienen en condiciones pésimas, encerrados en jaulas
donde casi no tienen espacio ni para girar sobre sí mismos, sin luz, pasando frío, con
malos olores debido a la suciedad acumulada, etc.
Hasta que no llegue el día en que, como sería lógico, se prohíba la venta de animales,
se debería penalizar a los colectivos que los tengan en estas condiciones deplorables,
así como a aquellos que practican la crianza indiscriminada y multitudinaria.
Y eso mismo debería hacerse con aquellos particulares que se dedican a la crianza por
placer y, cuando no saben qué hacer con tantos cachorros, los abandonan en nuestras
colonias para que acaben muertos si no los   
 encontramos a tiempo.
4-1 indicar como se puede denunicar, ante quien y cómo.
5-
Empresas constructoras.
Vigilar y penalizar las empresas de la construcción que empiezan obras sin desalojar
adecuadamente y de acuerdo con las leyes los animales que viven en el lugar de las
obras.
6-
Información, divulgación y concienciación.

Información ciudadana sobre políticas de esterilización.

Campañas contra el abandono.

Campañas para promover la adopción responsable.

Campañas para la captación y cursos de formación de voluntariado. Los voluntarios
de   los   diferentes   centros,   o   colonias   deberían   estar   en   contacto   para   poder
intercambiar informaciones y colaborar.
-  
Campañas ciudadanas de sensibilización para fomentar el respeto a la vida y la
defensa de los derechos de los animales.

Campañas de concienciación en las escuelas.

-  
Implicación de los veterinarios y las tiendas vinculadas al mundo animal, para la
cooperación y difusión de la información.

Información ciudadana de los mecanismos para facilitar la denuncia de las conductas
incívicas hacia los animales.
Toda esta información debería ser expuesta a todos los centros veterinarios y tiendas
vinculadas                 al                 mundo                 animal.
CONSIDERACIONES ADICIONALES
Sobre   el   voluntariado   que   se   dedica   a   la   protección   animal.
Este colectivo humano debería tratarse como un bien social, incorporándolo -por su
abnegación y experiencia- al activo de los servicios sociales, potenciándolo y velando
para que encuentre el apoyo institucional y las garantías de que su trabajo y los
recursos que aporta son efectivos.